#navbar-iframe { height:0px; display:none; visibility:hidden; }

6/27/2008

Poemausencia II



Tu sabías que la palabra
siempre se esconde en las caderas
de un sexo fuego o luz.
Que el insomnio verbal
ataca como la vejez
abriéndonos los ojos con violencia,
y que es inútil recoger tus huesos
en el ataúd de lo visible.
Tu sabías que siempre hay algo que decir
en el monólogo de las sombras,
o en el sonido que amordaza
el abandono de mis parajes.


Sabías que tu lejanía,
sepulta en lo indeciso,
y que amamanto a tu boca
huyendo de la muerte.


La escritura asciende como un pájaro
cuyas partículas olvidan la suspensión
.

3 comentarios:

antonio medinilla dijo...

"La escritura asciende como un pájaro
cuyas partículas olvidan la suspensión"

En sí, estos dos versos son un poema.

Navegando, he llegado aquí. Te felicito por el blog, tu escritura.

Un saludo, Antonio López Medinilla.

Anónimo dijo...

Bellísimo poema.
Va a ser un gusto releerlo. Una y otra vez.
Cariños,

Alejandro.

Carla Valdés del Río dijo...

Alejandro,
ya que no tengo tu correo o direción de blog, para darte mis agradecimientos de manera más íntima, lo hago aquí.
Gracias por acercarte al blog y leer este intento de poema.
Saludos,
Carla Valdés